Una madre agotada, triste, sola está en su oscura noche del alma.

Es un proceso sagrado, y como tal, muy mal entenido y atendido en nuestra sociedad. O expandes tu consciencia y comienzas a ver con claridad, o te quedas atrapada en las cadenas que te sujetan. No hay más opciones.

Una madre serena la ha atravesado, ha elevado su consciencia y se ha vuelto a reconstruir desde dentro. Ha integrado su liderazgo innato.

Imagina sentirte así de serena, poderosa, ligera.

Con cada nueva etapa vital las cosas se acaban para que la verdad y la belleza puedan ser vistas, admiradas y experimentadas. Las estructuras, los mundos tienen que derrumbarse para que la verdad pueda ser revelada. Esto es la iniciación.

Y sólo porque algo te de miedo, no significa que sea peligroso.

Lo que nos enloquece y nos deprime es la falta de palabras adecuadas para expresar y compartir las experiencias místicas que experimentamos en el embarazo, en el parto, en la maternidad… En la vida

Lo más importante es que haya alguien en el otro lado de tu iniciación diciéndote que te espera, que no se va a ir a ningún sitio, y que puedes hacerlo.

Alguien que crea un lugar íntimo, seguro y sagrado para sostenerte.

Alguien que te vea siempre en tu poder y belleza.

Yo soy esa persona, es uno de mis talentos.

Primero, te invito a leer con calma todos los detalles de Alquimia Materna para sentir si es el mejor proceso de acompañamiento para tu profunda transformación. Al ser una experiencia muy especial, ritualizada y exclusiva no es para todo el mundo. Si tienes preguntas más específicas, escríbeme info@maternidadluminosa.com .

Segundo, cuando estás preparada y sientes la llamada para caminar con elegancia desde el estrés, la tensión y el agotamiento hacia la armonía, el placer y la ligereza, te invito a una pre-entrevista gratuita para resolver todas tus dudas. Y ver juntas si Alquimia Materna serviría tu bienestar superior.

¿Te interesa?

Espero conocerte muy pronto, alma bella.

Mientras tanto seguimos caminando.