1:1 ALQUIMIA MATERNA

Descubre el poder transformador de tu maternidad

La parte más complicada del parto es el primer año que le sigue. El alma de la mujer tiene que dar a luz a la madre que hay en ella. Los dolores emocionales, mentales y espirituales pueden llegar a ser mucho peores que los pinchazos físicos del parto. Es tu corazón expandiéndose y el alma ubicándose más cómoda en tu nuevo cuerpo.

Este proceso íntimo y sagrado a menudo no tiene un reconocimiento adecuado, la mayoría de las veces ni siquiera se habla de ello. De ahí el malestar, la tristeza, la soledad y el agotamiento tras el parto. Tener que suprimir algo tan grande exige una cantidad considerable de energía vital. Necesitas toda la atención, la inteligencia y los cuidados del mundo, igual que tu bebé, mientras te ubicas en este nuevo mundo. 

Read More